14/7/17

Instagram: ¿puro postureo?

No cabe duda de que Instagram es una de las redes sociales más potentes para transmitir y comunicarse tanto a nivel personal como profesional. La fuerza de la imagen cuenta tu historia de un solo vistazo. Pero en caso de que una imagen no valiera más que mil palabras, cada instantánea va acompañada de un pie de foto cuyo límite es de 2200 caracteres. ¡Qué gusto da explayarse cuando te apetece!  Por otro lado, también puedes etiquetar a otras personas y compartir tu ubicación. 

La verdad es que esta red nos encanta. Nos ayuda a inspirarnos, a evadirnos y permite abrir una ventanita hacia otros lugares, momentos y vidas que nos gusta conocer.



Pero ¿es la vida de los instagramers tan maravillosa como su panel de imágenes nos lleva a pensar? Recientemente, hemos escuchado y leído comentarios diversos al respecto. En general se critica que bloggers e influencers muestren una vida idílica alejada de la realidad del común de los mortales.    ¿De verdad pasan el invierno en Malibú y el verano bajo un cocotero en Tahití? ¿Cómo pueden comer tantas hamburguesas y seguir estando tan delgadas? ¿Trabajan o les pagan por divertirse? Creemos que, como instagramers que somos, podemos ofrecer un enfoque distinto a estas preguntas.



Al menos en nuestro caso -que no tenemos la suerte de realizar viajes de ensueño cada semana-, lo que realmente tratamos de hacer es seleccionar y compartir algo bonito de nuestro día a día, hacer filtro en la cotidianeidad y la normalidad y tratar de buscar algo bello o positivo digno de ser compartido con los demás. No se trata de presumir de una vida poco realista, sino de buscar esas pequeñas cosas, que tienen encanto y simplemente te hacen feliz. Habituadas a buscar imágenes bellas e inspiradoras para nuestras redes y nuestros clientes, llevamos siempre puestas lo que llamamos "las gafas de mirar", las de buscar escenas que transmitan nuestra filosofía de vida. Obviamente, malos momentos y cosas feas pasan cada día por nuestras vidas: el hecho de no publicarlos en las redes puede llevar a algunos a pensar que no existen, pero evidentemente no es así.



Se hacen muchos estudios sobre el comportamiento de los internautas en las redes sociales y hay una respuesta recurrente sobre qué es lo que se busca en ellas que se ha convertido en el hilo conductor de nuestras publicaciones: los internautas buscan FELICIDAD en los perfiles que siguen. Pues eso, vamos a intentar haceros felices. ;-)